PATRIMONIO CULTURAL


El shuar siempre ha tenido una ideología particular del medio ambiente y la ecología que están a su alrededor y, por sobre todo, de su relación con el Territorio.

De acuerdo a la cosmovisión de los shuar el Territorio “Ii  Nunke” “Nuestro Territorio”  es el símbolo de la fertilidad y todos deberían  tener acceso a ella, porque es un recurso  para la subsistencia y por tanto nadie puede ser privado de sus beneficios.

La característica principal de la filosofía shuar es un gran amor y respeto por la calidad sagrada del territorio  que ha dado luz y ha alimentado a  la cultura shuar. El territorio es fuente de la existencia, como de la humanidad,

pues de sus entrañas nacen las plantas y los frutos de nuestro sustento; he ahí la esencia de nuestra actitud equilibrada y armónica. Si no lo entendemos así la tierra será diezmada, depredada y, consecuentemente, el hombre se individualizará en su egoísmo, sucumbiendo en las sociedades jerarquizadas en clases sociales.

La organización estatal y privada tiene una visión únicamente de explotación económica y de desarrollo. Los Shuar de Santiago y San José de Morona deben plantear, a partir de su cosmovisión,  un nuevo paradigma de desarrollo sustentable ecológicamente y sostenible económicamente.